Instagram

12 julio 2016

Otillo Engadin Swimrun 2016 Ötillö

Hola a todos,
esta historia llamada Otillo empezó hace unos años, mi buen amigo Migue me pasó un video que me pareció fascinante, en él se veía como unos locos cruzaban todo un archipiélago de islas en el Norte de Europa corriendo y nadando sin cambiarse de ropa en ningún momento, nadando con las zapas, corriendo con el neopreno,....desde aquel día supe que tarde o temprano yo sería uno de esos locos.
Tras dos años dedicado deportivamente al Marathon des Sables decidí que este 2016 descansaría del desierto y que había llegado el momento de probarme ante este formato tan novedoso llamado SwimRun. Migue este año se ha embarcado en la mejor de las Aventuras, ser Padre, así que no era plan de pedirle que me acompañara y tuve que buscar otra "víctima" para afrontar el reto, ya que una de las cosas que hace diferente esta prueba es que tiene que ser realizada por parejas y en ningún momento te puedes separar mas de 10 metros de tu compañero, mi presa fue un amigo de la infancia, que visto como nadaba y conociendo su pasado como tenista lo hacían el compañero perfecto, así Miguel R. Veguilla se vio una noche, casi sin darse cuenta, inscribiéndose en la prueba junto al que escribe. Miguel rápidamente hizo suyo el reto y ha sido quien ha tirado de mi en todo momento durante la preparación, tanto en los entrenos como en la muy importante parte de la elección y adquisición del material necesario para hacer la carrera.

Hay varias pruebas de Swimrun en el mundo, por temas de calendario y por el entorno que ofrecían los Alpes elegimos estrenarnos en el valle de Engadin en Suiza. Unos 48 kms a pie y 7 kms a nado nos esperaban dentro de este paraíso natural.

Al igual que en Sables cuando preparas este tipo de pruebas extremas descubres que la distancia es la menor de las dificultades, poco a poco fuimos viendo como el reto se complicaría debido a otros factores:
- Los tiempos de corte que no son para nada populares, o vas rápido o te quedas fuera, hay que estar muy fuerte o arriesgar con los ritmos, especialmente al principio.
- La altitud (dificil de simular en Sevilla), allí hemos llegado a unos 2500 metros de altura en pleno esfuerzo.
- El desnivel de la carrera, con tres muros muy exigentes en los que podías hipotecar la prueba entera.
- Acertar con el material siendo novatos.
- Y lo peor de todo, tener que gestionar cambios de temperatura extremos, pasando de correr sofocados con el neopreno a nadar tramos de agua congelada en lagos que estaban entre 9 y 13 grados, siendo factible entrar en hipotermia, la cual a la postre rozamos realmente y casi milagrosamente superamos.

La organización es perfecta, respetando la pureza del deporte, centrándose mas en ofrecer un recorrido increíble que en parafernalias posturiles de las cuales intento alejarme cada vez mas.

Respecto al material a llevar, decidiendo hasta la mañana de la prueba, muy pendientes de la predicción climática, temperatura del agua,..., gracia a mi compañero habíamos probado muchas variables, aun así hubo que improvisar un poco.
En mi caso, lanolina a tope, palas tamaño medio, pullboy atado a la pierna, gafas zoggs, gorro de neopreno, mallas cortas Xbionic, camiseta de licra gorda, traje de neopreno especifico, zapas icebug y calcetines de compresión. Miguel algo mas abrigado, añadiendo un neopreno de 0.5 mm debajo del traje y guantes, aún así rozamos la hipotermia. En la natación todo puesto, en los tramos de carrera neopreno por la cintura.

La estrategia de carrera era clara: Controlar los cortes, salir a ritmo, Miguel tirando en el agua y yo a pie, en todo momento si el ritmo era alto para alguno de los dos se hablaba y se corregía. Por suerte las piernas y brazos han funcionado y los cortes los hemos ido pasando con margen como para no tener que arriesgar mas de la cuenta a medida que estos se acercaban al final de la prueba. En las bajadas corriendo y tramos de natación íbamos muy rápidos en cambio en los tres muros a pie y zonas mas llanas nos costaba recuperar y mantener el ritmo de las parejas que teníamos cerca. En todo momento hemos tenido muy controlada la alimentación e hidratación ya que sabíamos que la prueba iba a exigirnos un gasto calórico muy alto, especialmente en los tramos de agua fría. Hemos ido a base de geles y agua, en los avituallamientos bebiamos isotonicos y en los tramos entre estos agua de los lagos directamente, solo había un lago de agua no potable.

Tras la natación mas larga tuvimos un momento crítico ya que sufrimos un episodio de hipotermia que hubo que gestionar, por suerte allí la organización había previsto tener vasos con caldo caliente y el sol nos calentó en el siguiente sector a pie que era corto y que hicimos caminando al principio para recuperar el calor corporal con las mínimas garantías de entrar en el siguiente lago, era otra larga natación en aguas congeladas, por suerte recuperamos algo la temperatura y tuvimos fuerzas para nadar rápido y así, a duras penas, salvar la situación y la salud.

Tras superar esta parte sabíamos que lo peor había pasado y aunque apenas nos quedaba una caloría en el cuerpo la ilusión de terminar algo con lo que llevas años soñando nos iba aportando la energía necesaria para continuar. En el último punto de corte nos esperaban Eu y María para darnos el empujón final hacia Meta, también estaba allí nuestro compañero de entrenos Juanma Amarillo que aparecía siempre de la nada para animarnos cuando mas lo necesitábamos siempre respetando las normas ya que en esta prueba esta totalmente prohibida cualquier tipo de ayuda externa en todo momento.

En los kilometros finales nos encontramos con nuestros compañeros sevillanos en esta Aventura, la exigencia de los cortes de paso hicieron que no pudieran acabar a pesar del gran nivel de todos, Sofía, Marta, Myriam y German, sois referente y muy valientes, si pensáis en mas swimrun me tenéis a vuestra disposición para afrontar el reto, será un placer ayudaros en lo que pueda.

En esta carrera curiosamente vas tan pendiente de todo que hasta que no llegas al último kilometro del último tramo no te das cuenta de que lo has logrado, ya viendo la Meta en el Horizonte, son esos metros tan especiales en los que uno comprende que ha nacido para esto, es algo muy especial lo que se siente, yo siempre me acuerdo de mi Padre, que en algún sitio sonreirá viendo como disfruta su pequeño Manuel haciendo locuras, qué le vamos a hacer!!!

A los organizadores cada vez que los he visto los he felicitado, muy agradecido a la iniciativa, creatividad y buen gusto que han demostrado con la creación de esta serie de pruebas, me gustó mucho cuando explicaron que hace años empezaron la prueba con solo 11 parejas simplemente por amor al deporte.

A mi socio es esta aventura Miguel agradecimiento eterno, es muy dificil encontrar deportistas excelentes en todos los sentidos, ha sido posible gracias a tí, sé lo que digo.

A los Predators gracias por ser tan cojonudos.
A Guille nuestro Angel de la Guarda mil gracias, nunca lo olvidaremos.
A los nadadores del Nautico, desde la escuela hasta los Masters pasando por los absolutos mil gracias por años de aprendizaje, solo con estar cerca uno se pelea con el agua un poco menos.
A German gracias por ponerme fuerte con sus entrenos
A los Soplaos gracias por esos jueves noches, por esa expedición en Mayo que nunca se me olvidará, sois muy grandes!

Ötillö, esto no ha hecho mas que comenzar,

nos vemos pronto!!!!

Manuel Olmo
Team 44. Legends of Tennis.

Foto: Jacob Edholm