Instagram

16 julio 2013

Ironman Roth 2013

Hola a todos,
vamos con la crónica del Ironman:

Los días previos los pasé en regimen monacal, en Enkering, una aldeita alemana en mitad del campo a unos 40 kms de Roth. Si queréis emular al Dalai Lama sin tener que ir al Tibet es el sitio. En mi opinión un lugar ideal para estar tranquilo y descansado antes de afrontar la prueba. Si alguien lo necesita le paso los datos del Hotel.

Me presentaba en Roth mejor preparado que a cualquiera de mis anteriores Ironmans, yo he puesto de mi parte pero el merito es compartido con Maria Pujol que ha llevado mis entrenos durante este año, no sé como andará de cupo, pero si buscáis entrenador/coach o como lo queráis llamar ahí tenéis una muy buena opción. Han pasado un par de días y ya me está poniendo las pilas para el Titán!!!! a tope jefa.
http://mariapujol.com/

Independientemente de mi estado de forma sabía por experiencia que estar mejor o peor no te asegura cruzar la línea de Meta y que tendría que pelear y sobreponerme a las diferentes situaciones que fueran sucediendo a lo largo del desarrollo de la prueba. En cualquier caso mi querido Ironman se encargó de dejarmelo claro a los 50 metros de haber comenzado.

Con todos los preparativos hechos correctamente, logística y material ok me dirigí a que dieran la salida de mi tanda. Mientras me metía en el agua y calmaba mis nervios recordaba las palabras de la charla técnica, "la salida de la natación de Roth es muy limpia, no os preocupéis", la verdad es que estoy totalmente de acuerdo, pero no fue mi caso. Me coloco atrás y centrado, aparentemente tengo poca gente alrededor, dan un cañonazo, es mi salida, empieza lo bueno!!!

Comienzo a nadar y de repente me veo envuelto en una batalla campal, nunca he recibido tantos golpes, recuerdo en especial uno que me llevo en la cara que me deja un poco KO, intento seguir y de repente pasa lo inesperado, me dan un fuerte manotazo en el pie donde llevo el Chip y noto como este se desprende (no llevar el Chip implica descalificación, al menos eso pienso), no me lo puedo creer, llegar aquí para no durar ni 50 metros!!!!, ARRRRGGGGG!!!!!

Todo ocurre muy rápido y a modo de arcoreflejo me giro y buceo en un intento desesperado de lograr lo imposible, coger a ciegas el chip en la oscuridad de las aguas, pero a veces los milagros ocurren y a día de hoy todavía le estoy dando vueltas de como pudo pasar, el caso es que el chip cayó en mi mano y fui capaz de recuperarlo. Suerte es poco.
Lo que vino después fue dramático, intenté ponermelo allí mismo en mitad del canal y casi me ahogo, ya es dificil ponertelo sentado en una silla..., no era capaz de pensar con claridad y me obcequé en ponermelo allí mismo, por suerte me relajé un poco y vi que tenía a unos 50 metros una barca de socorristas así que nadé hasta ellos, me subí a la embarcación y allí mismo me lo coloqué de nuevo pudiendo por fin empezar/reanudar mi Ironman. Por poco!!!

La natación la hice muy bien, muy contento, dentro de la prueba había vuelto a nacer y pensaba que si había superado esta incidencia nada podría conmigo a lo largo del día. Este año he nadado mucho mas que otros y lo noté muchísimo, rapidamente alcancé a los que habían salido conmigo y me pegué toda la natación adelantando gente, fui muy fácil la verdad.

Acabado este sector empezaba el que peor se me da y que tanto me penaliza en este tipo de pruebas, la bici. En Roth se dan dos vueltas a un circuito aproximado de 90 kms (la vuelta no mide exactamente eso porque hay un enlace final que te lleva Roth para completar los 180). Me acoplo, meto plato y cojo ritmo, me pasan como autenticos cohetes, no me dejo llevar, luego hay que correr un Maratón. A lo largo del circuito se van pasando pequeñas localidades que se vuelcan con la prueba, en alguna hay música a todo volumen para animar a los participantes, la selección no puede ser mejor: HIghway to Hell de ACDC, Walk this way de Aerosmith,...., yo no me puedo contener y cruzo los pueblos con los cuernos en alto, los alemanes me respondían con mas cuernos, heavy metal!!! 
En el km 70 llega el momento, los 500 metros que representan la señal de identidad de esta prueba, la mítica SolarBerg. Es un repecho vallado al principio que se va estrechando convirtiendose en un pasillo humano por donde solo cabe un ciclista, vuelvo a tener suerte y mientras cruzo el tunel y con el publico encima mía animando a tope y casi tirándome de la bici empieza a sonar Alive de Pearl Jam, creo que me va a dar un infarto emocional, esto es lo máximo, voy a tope.
Acabo la primera vuelta muy entero, la segunda es otra historia, sobre el km 140 me sobreviene una crisis total, he ido comiendo y bebiendo bien pero me noto sin fuerzas y hace ya unos kms que ha saltado un fuerte viento que me está matando, pongo el modo mente en blanco y tiro palante, la rodilla izquierda me va molestando y decido no abusar para nada de desarrollo, no quiero ni acodarme de como corrí la vez anterior en Roth.
La experiencia es un grado y uno sabe que por mucho que cueste se termina llegando, a medida que van cayendo los kms cojo moral y de esta manera termino la bici. Ahora toca correr un Maraton.

Cumpliendo tradiciones me despeloto en la carpa y me pongo el mono de triatlón, esta vez no se me acerca ninguna alemana a echarme protección solar, una lastima, no todos los días te echa cremita una rubia mientras estás en pelotas en mitad de Alemania.

Salgo a correr, me encuentro muy bien y voy frenado sabiendo que esto es muy largo, aún así adelanto a muchísima gente, a mi no me pasa nadie, voy bebiendo en todos los avituallamientos y refrescándome con esponjas. En Roth el tema de los avituallamientos es perfecto, hay muchísimos y muy completos. Llego al km 10 y lo que venía siendo una molestia estomacal se convierte en un dolor superagudo, empiezo a pasarlo fatal. Paso los avituallamientos y no puedo ni comer ni beber, hago el intento pero lo devuelvo todo, creo que el estómago me va a reventar. Paso un autentico calvario y empiezo a ver como flaquean mis fuerzas, siento como me voy quedando sin gasolina. Al km 30 llego a duras penas y aquí sufro un bajón muy fuerte, el tío del Mazo me golpea con todas sus ganas, llevo sin comer ni beber demasiado tiempo, hace mucho calor, me mareo y me asusto un poco. Comienzo a andar, es una subida y aprovecho para recuperarme, ando medio km y decido intentar trotar, llego al siguiente avituallamiento, hay un cuarto de baño portatil y me meto a ver si arreglo el estómago, tras 10 angustiosos y ultracalurosos minutos allí dentro veo que no hay nada que hacer, no evacuation is possible!!!!
Salgo trotando, medio aguanto y van cayendo los kms uno tras otro, 32,33,34,....., voy sufriendo mucho pero voy con determinación, por fin llego al Km. 41. Llegado allí me derrumbo emocionalmente, lo he pasado tan mal que solo iba concentrado en avanzar, de repente me supe Finisher y me vuelvo a emocionar, de fondo suena We are the Champions, disminuyo el ritmo y disfruto del momento, todo el dolor desaparece y entro en la alfombra roja, paro en seco y entro andando en Meta intentando aguantar sin mucho exito las lágrimas, mi seres queridos me acompañan.

Gracias a todos de nuevo, Roth es altamente recomendable para quien quiera debutar, la organización es experta y excelente, el circuito no tiene grandes desniveles y hay un ambientazo bestial. Por algo las inscripciones duran menos de una hora.

Felicidades a todos los participantes acabaran o no, en el tiempo que sea, estáis locos!!!!

Mil gracias a los voluntarios

Por último agradecer a los compañeros de Noene el material que me proporcionan, la verdad es que no me lesiono nunca ni me duele nada.

Saludos,
Olmo