Instagram

03 octubre 2011

TRIATLON TITAN 2011

Hola a todos,
este sábado se celebró el VII Triatlon Titán Sierra de Cádiz.
2 kms de natación-90 kms de bici y 21 kms a pie, ni un metro llano, este año ni siquiera el agua.

El Titán es una prueba que rebosa encanto, recién acabado aseguras no volver, al día siguiente ya lo echas de menos. Es imposible no darlo todo durante el recorrido, nadie acaba sobrado, todos extenuados, da igual lo que reserves, lo que regules, te funde. Esto acompañado del entorno que ofrece la Sierra de Cádiz, su gente, el ambiente entre participantes y lo agradable de la organización convierten al Titán, en mi opinión, en una prueba única.

Fijo en nuestro calendario, allí acudimos. En mi caso con la intención de terminar la prueba y sobre todo de disfrutar durante del recorrido.

Si el Titán es duro de por sí, este año probablemente haya sido la edición mas difícil. El día se presentó con un fortísimo viento de Levante que se hizo notar a lo largo de toda la prueba.

Ya en lo personal, antes de comenzar la prueba y a falta de 5 minutos para darse la salida necesité de la ayuda "divina" de Javier Morilla que junto a mi colega Juanma consiguieron hacer que mi rueda delantera rodase sin estar frenada, mil gracias de nuevo.

Al meternos en el agua me tomé a broma el tema de las olitas, allí en la orilla, ji, ji, ja, ja. Dan la salida y empieza el Titán, .....bestial, .....nos sumergimos en un oleaje tremendo y mas que nadar intentamos no ahogarnos, el tramo de ida hacia la primera boya es el mas complicado, intento mantenerme cerca de Juanma pero al poco tiempo dejo de verlo, modo supervivencia total, me cuesta mucho deslizar y no hay manera de coger ritmo, me peleo con el agua. En el primer giro cometo un error que aún no me explico, en vez de ir a la siguiente boya, un grupo nos desviamos totalmente y nos vamos hacia la presa, supongo que debido a la dificultad de ver las boyas pero también al empuje de la corriente, cuando me doy cuenta rectifico y resignado enderezo el rumbo. Así dos tremendas vueltas de lucha acuática. Titán.

Finalmente se acaba el agua y a por la bici, de mis colegas suelo salir bien del agua normalmente con Juanma al lado, en boxes me llevo 3 sorpresas, Pons se ha retirado, Juanma ya está montando en bici y Luis se está pirando cuando yo llego. Vaya natación que he hecho. A medida que hago la transición voy hablando con Pons y me río de mi mismo, vaya desatre de natación que he hecho.

Salgo en bici, en las últimas 3 semanas la he cogido una vez, decido apretar un poquito a ver si cojo a Luis o Juanma. Apretar, je, je. Me pasan hasta los niños del pueblo. Bueno, a lo lejos vislumbro un color azulado, puede ser Juanmita, así que calentón y poco a poco lo alcanzo en el primer tercio del puerto. Luis va unos metros delante y así subimos Las Palomas. Bajada hacia Grazalema, yo con la cabra despacito y mas después de ver a un compañero tendido en el suelo y siendo atendido, se me corta el cuerpo y por tanto mas precaución si cabe (hoy he leído que está bien y que había otro despeñado mas abajo que también está bien, menos mal)
Entre puertos de nuevo a recuperar el terreno perdido, acoplándome todo lo que pude. Así llegamos al Boyar mas o menos juntos, yo con las piernas tocaitas.
El Boyar, ........amor-odio.
Iniciamos la subida y voy regular, conociendo el puerto, veo que se me va a hacer eterno, encima sé que hay viento de cara al final, en ese momento me centro en ser positivo y aguantar el mal momento, la parte mas dura, la intermedia la hago un poco mejor y en la parte final se me va la fuerza en cada pedalada, los dos últimos kilometros los hice vacio, no sé ni cómo llegué a coronar. Pons allí animando y ni lo reconocí, no fui el único, así ibamos.
Bajada frenética y Palomitas, la puntilla del sector ciclista, 3 kilometros de pura resignación y voluntad. Terminadas las Palomitas queda volver a boxes por donde hemos venido, bajada del puerto de Las Palomas, peligrosilla con el viento, el chaval que iba delante mio casi se mata, en mi vida he visto derrapar mas una bici y de fondo el barranco, vaya susto verlo en primer plano.
Llegada a boxes y a correr, me encanta la carrera del Titán.
A la ida a Algodonales te cruzas con los máquinas que ya van de vuelta, que bestias!!!
La subida a Algodonales que te recuerda que no va a ser nada fácil llegar pues queda lo peor y escasean las fuerzas,
la vuelta a la plaza del pueblo con la gente flipando sentada en los bares y aímando,
la subida a la presa, eterna
y por últimos los brutales últimos kilometros, la entrada en el pueblo y las imposibles rampas allí dentro. De nuevo Javier Morilla subiendo y bajando en su bici dejándose todo y animando como un bestia y por fin el giro a la derecha y el pasillo de meta.
Indescriptible lo que se siente en esa meta

Felicidades todos los Titanes y a la organización
Muchas gracias por los ánimos recibidos.

Titan hasta que el cuerpo aguante
Publicar un comentario